jueves, 17 de noviembre de 2016

Chistes de policias locos



detencion

- Ayer llamé a la policía porque unos ladrones robaron en mi casa y se llevaron hasta los vasos...
- ¿Y los detuvo?
-Si si, los de tubo y los de chupitos.

el cuartel

En el cuartel de la Guardia Civil de Lepe recibieron
un fax procedente del Instituto de Sismología:
“Movimiento sísmico inminente en su zona, Tomen medidas de seguridad. Localice epicentro y envíen su posición para posterior estudio"
Quince días más tarde llega este fax al Instituto Sismológico, procedente de Lepe:
“Movimiento sísmico desarticulado. Epicentro y sus secuaces encarcelados. ¡No pudimos llamar antes porque había un terremoto de cuatro pares de
narices!”

La rubia

Una rubia se salta un semáforo en rojo y la detiene un policía
- ¿Lo siento oficial, es que soy daltónica.
- ¿Pero usted cree que yo soy tonto? ¿O me va a
decir que en Daltonía no tienen semáforos?

Negativa

- Luis, tómame de la mano.
A lo que Luis le responde: ¡No!
- Luis, abrázame.
A lo que Luis responde: ¡No!
- Luis, bésame.
A lo que Luis responde: ¡No!
- Pero Luis, si todas las parejas se toman de las manos, si todas las parejas se abrazan, si todas las parejas se
besan, ¿Por qué nosotros no?
A lo que Luis responde:
- ¡Porque nosotros somos una pareja de Guardia Civiles, Armando!

El jubilado

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
- ¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con los jubilados...
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza. Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no traía yo no sé qué calcomanía de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un capullo, y que cómo le habían dejado entrar en la Policía...
Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción. Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza...
Después de la enésima infracción... le dije:
- Lo siento. Lo tengo que dejar, porque... ¡Ahí viene mi autobús!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Un borracho


Un borracho es detenido por un policía a las tres de la mañana. El policía le pregunta:
- ¿A dónde va vd.?
El borracho le responde:
- Voy a una conferencia sobre el abuso del alcohol y sus efectos letales en el organismo, el mal ejemplo para los hijos y las consecuencias nefastas para la familia, el problema que causa en la economía familiar y la irresponsabilidad absoluta...
El policía lo mira incrédulo y le dice:
- ¿En serio?, y ¿quién va a dar esa conferencia a esta hora?
- ¿Quién va a ser?... ¡¡¡Mi mujer cuando llegue a casa!!!

Un musico

Está un vagabundo tumbado tocando la guitarra en la Gran Vía. Se le acerca un Poli y le dice:
- ¿Oiga haga el favor de acompañarme?
- ¿Qué canción desea cantar el señor?

La pareja

Una pareja de la Guardia Civil de tráfico detiene a un individuo detectado por un radar que se ha pasado tres pueblos con la velocidad.
No sin ironía se dirige el cabo al conductor y le dice:
- Tiene usted mucha prisa, ¿no? Hágame el favor de dejarme la documentación del coche y su
carnet.
Empieza a leer la documentación del coche y en un momento dado, se pone serio, se cuadra ante él enposición de saludo y le dice:
- ¡Puede irse señor!
Su compañero no sale de su asombro:
- ¿Tenía que ser un pez gordo para que le dejes marchar, con lo duro que eres?
- ¡Y tanto, nada menos que el General Motors!