miércoles, 1 de febrero de 2017

otros chistes


Zapateria

Un señor entra a una zapatería y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarle señor?
-Quiero unos zapatos del número 42.
-Verá, señor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un número 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Está bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del número 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compró unos zapatos tan pequeños, se le acerca y le dice:
-Señor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¿cómo es que compra sus zapatos tan pequeños, si se ve que está sufriendo porque no le quedan bien?
- Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me engaña con un compañero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares... ¡El único placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos malditos zapatos!

Suegra


 Oye tío mi suegra es un ángel
- Que morro... la mía todavía no ha muerto!

suegra

A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario. El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
- Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegrita.
- Muy bien señor, le adelanto que son 10 euros por palabra.
- Murió Josefina.
- Disculpe, creo que no me expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea 50 euros.
- Pero yo sólo quiero gastar 20 euros.
- Ya le dije que no puede ser, así que si quiere se va un rato y vuelve con las 5 palabras...
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
- Ya se que poner en el anuncio...
- Si, dígame...
- Murió Josefina...
- ¿¿¿Y las otras 3 palabras???
- Vendo Toyota Corolla!!

mi suega

Un hombre, pálido, triste y escuálido, va al psiquiatra y le dice:
-Mi suegra me está matando. Sé que me voy a morir. ¿Tengo cura?
-Claro que sí,en cualquier iglesia encontrará uno.

Asustado

Este era un hombre que estaba muy asustado.... y de pronto se encuentra con un amigo:
- ¿Qué te pasa porque estás tan asustado...?
- Es que a mi suegra está loca. Dijo que si no le conseguía mil euros se regaba en gasolina y se prendía fuego...
- ¡Joer!, - contestó el amigo - ¿Y cuánto has conseguido...?
El hombre le contesta...
- ¡Cinco litros y medio de gasolina...!

Amante y esposa

- ¿Cuál es la diferencia entre la amante y la esposa?
- 30 kilos.
- ¿Cuál es la diferencia entre el amante y el esposo?
- 30 minutos.
- ¿Conoces el castigo para la bigamia?
- Tener dos suegras.
- ¿Cuál es la diferencia entre un terrorista y una suegra?
- Con el terrorista se puede negociar.

Numero 42

Un señor entra a una zapatería y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarle señor?
-Quiero unos zapatos del número 42.
-Verá, señor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un número 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Está bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del número 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compró unos zapatos tan pequeños, se le acerca y le dice:
-Señor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¿cómo es que compra sus zapatos tan pequeños, si se ve que está sufriendo porque no le quedan bien?
- Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me engaña con un compañero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares... ¡El único placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos malditos zapatos!

Murmurando

Esta un hombre en la cantina murmuando
-Que mala suerte tengo, que mala suerte tengo....
Se le acerca el cantinero y le pregunta:
-Pero hombre ¿que le ha pasado?
- Es que ayer se cayo mi suegra y casi se mata... casi.